Cutre-Oktoberfest en Las Rozas

Lo que hace el mono. Viendo que me voy a perder los interesantes eventos que hay cerca de Madrid este mayo, y con las ganas de más saraos cerveceros con las que me dejó la buena experiencia del BBF, terminé acercándome el pasado sábado a la “Oktoberfest” que se celebraba en Las Rozas.

Oktoberfest en mayo, solo eso ya debería dar idea del nivel del evento. Pero como digo, el mono le empuja a uno por vericuetos insospechados.

oktoberfest cartel

Un bávaro auténtico nunca bebería Veltins

Me enteré del magno acontecimiento por casualidad, cuando pasé el otro día por El Cevecero y vi un par de carteles a la entrada del BurgoCentro. Comenté el tema con Evert, que me dijo que en realidad es un evento itinerante que va de pueblo en pueblo montando siempre la misma fiesta de temática supuestamente bávara con salchichas, cervezas, música y tal. Luego pude confirmar este dato por Internet, la empresa que organiza se llama “Bavaria Wiesn Events”, y van como un circo ambulante celebrando Oktoberfests por toda la geografía nacional sin importarles demasiado la época del año.

Así que las expectativas eran realmente bajas y, la verdad, se cumplieron. Bueno, en el aspecto cervecero se superaron un poco porque me sorprendió el buen trato que dan a la birra. Había tres tipos: Veltins Pilsener, Maisel’s Weisse Hell y Bayreuther Aktien Landbier Fränkisch Dunkel. Que no es mala selección, aunque quizá no la más apropiada para un festival de temática bávara- Veltins es de la zona del Ruhr y las otras dos de Franconia, lo menos bávaro que hay en Baviera. Pero tampoco puede uno ponerse quisquilloso, que cuando el mono aprieta vale cualquier cosa.

Lo que me gustó es que la cerveza se notaba fresca, la servían a temperatura adecuada -ni muy fría ni calentorra-, en jarras de cristal alemanas de litro -el típico Maß- o medio litro, y estaba bastante bien tirada por un simpático camarero cubano nacido en Colonia. Yo me temía vasos de plástico y cerveza servida de cualquier manera, así que esto fue la nota positiva de la visita.

carpa

El ambiente, de turistada total. Apacible tirando a muerto cuando fui yo -hora de comer-, supongo que por la noche se animaría. Canciones típicas bávaras a todo volumen, las típicas mesas con bancos bajo una gran carpa, un par de tíos con traje típico pululando por el recinto dando más vergüenza ajena que alegría, comida de aspecto infame que no probé -fui ya comidito de casa- a base de salchichas, codillo y sauerkraut, y decoración hortera a más no poder- lo del superpóster de Schloss Neuschwanstein detrás del escenario, para arrancarse los ojos.

Los precios, más bien caros: 4,50 la jarra de medio litro. Al menos la entrada era gratulita.

Resumiendo, que el que no se consuela es porque no quiere y que al menos me tomé 3 buenas birras de barril para ir ahogando las ganas de feria, que hasta la del 1-2 de junio en L’Europe me temo que no cae ninguna.

escenario

Falta Heidi para completar la horterada

Anuncios

Emelisse Blond

Otra de mis marcas predilectas es la holandesa Emelisse, que hace unas birras tremendamente buenas, serias, sin tantas estridencias ni excentricidades como otras micros pero con una calidad excepcional. La Blond es quizá la que menos me ha entusiasmado de las 5 que he probado de esta casa, aunque sí me gustó mucho, es una cerveza muy buena.

emelisse blond

 En mi opinión el nombre está mal puesto, porque realmente no es rubia, tiene más bien un color ámbar claro.

 

Es una American IPA de 6,8% muy aromática y sin excesivo amargor, según Ratebeer lleva solo lúpulo Cascade. La espuma es abundante, clara y con burbujas. Buen balance de lúpulo y malta con un amargor poco intenso pero fresco y que dura bastante en boca, muy agradable. Por sabor diría que está a medio camino entre un American Pale Ale y American IPA, pero por cuerpo y graduación pertenece a las segundas.

 

La botella, de 33cl, la compré en Más Que Cervezas. Nota: un 7

Cosas oiredes

El otro día estaba disfrutando tranquilamente de una sabrosa FL(ipa) en la Fábrica Maravillas, cuando detrás de mí oigo que un parroquiano espeta al camarero: “Ponme dos pintas de la más tostada que tengas!”

Ostras. La MÁS tostada. Cómo se mide eso? O sea, cuánto más oscura más tostada? Y en qué momento pasa a ser negra y ya no es tostada? Cuál es la esencia de la tostadez? Grandes enigmas de la humanidad.

Nunca me ha gustado clasificar las cervezas por color. Con el vino tiene más sentido porque en general –que hay excepciones, ojo- tintos y blancos suelen tener características bastante diferenciadas. Pero en la cerveza el color no es tan determinante, birras del mismo color pueden ser totalmente distintas en graduación, sabor, amargor, etc, y otras de color diferente pueden parecerse bastante.

Y esto es especialmente cierto en las que aquí llamamos “tostadas”, término vago e inconcreto donde los haya y que- que yo sepa- en el mundo cervecero sólo se utiliza en español (al menos en inglés y alemán no conozco el equivalente). He visto etiquetar como “tostadas” desde cervezas Alt a Dubbel, pasando por Bitter, Dunkelweizen, Brown Ale, Saison o Imperial IPAs. Cuál es la “más tostada” de todas esas??

Marchando dos tostadas

Marchando dos tostadas

Mi teoría –que posiblemente sea una chorrada, pero es la que tengo- es que como aquí hay poca tradición cervecera y hasta hace poco todas las rubias eran iguales y negras había pocas y parecidas, pues a todo lo que no caiga en una u otra categoría se lo ha metido en el cajón de sastre de las “tostadas”. Que aprenderse los nombres de cada estilo es muy complicado, que son todo palabros extranjeros y da pereza.

Sentí mucha curiosidad por saber qué cerveza decidiría el camarero servir al cliente tostadadicto, pero me despisté y me quedé sin enterarme. El misterio continúa.

Por cierto que resulta que la frase que parafraseo en el título –“Cosas veredes, amigo Sancho”- no aparece en el Quijote como creía. Se ve que en realidad la frase es una distorsión de otra del Cantar de Mío Cid –“Cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras”-, mira tú de lo que se entera uno gracias a la birra (…que me ha dado tanto). Más detalles aquí.

Ales Agullons Pura Pale

Masía Agullons (Mediona, Barcelona) es probablemente mi micro española favorita ahora mismo, todo lo que he probado de ellos me ha gustado mucho, aunque por desgracia sólo conozco 4 ó 5 de sus cervezas ya que en Madrid no se encuentran fácilmente.

Realizan sobre todo Ales de tipo inglés, respetando bastante el estilo clásico pero añadiendo un toque moderno con algún lúpulo americano, usados con prudente moderación para lo que se estila en estos tiempos.

pura pale

La Pura Pale es un magnífico ejemplo de esto, es un Pale Ale que según la web de Masía Agullons, lleva una sola malta (Pale) y lúpulos Cascade y Fuggles (en ratebeer pone que también lleva Challenger). Color cobre claro, turbia, con una buena corona muy espumosa. De cuerpo ligero, sabor fresco y 5% de alcohol entra muy fácilmente y satisface sin dejarte lleno.

Aroma no tiene mucho, pero sí sabor: el de una Pale Ale inglesa de toda la vida con un toque extra de lúpulo, que queda muy bien integrado con la malta resultando en una cerveza con un balance muy bueno.

Compré la botella de 50cl en Cervezorama, por 3,95 Euros. Le doy un 8 y definitivamente es una cerveza que repetiré.